Results 1 to 6 of 6

Thread: Diálogos de Carmelitas

          
   
    Bookmark and Share
  1. #1
    Schigolch
    Guest

    Diálogos de Carmelitas

    Diálogos de Carmelitas: Antecedentes


    En el origen de Diálogos de Carmelitas se encuentra un hecho real, acaecido durante la Revolución Francesa, en tiempos del Terror. Dieciséis monjas Carmelitas previamente expulsadas del convento de Compiègne (Marat-sur-Oise para los revolucionarios), una pequeña localidad cercana a París, son arrestadas y acusadas de conspirar para el restablecimiento de la monarquía. Las pruebas: se encuentra en poder de la superiora, Madame Lidoine (Madre María Teresa de San Agustín), un retrato del rey Luis XVI.

    Se les juzga en París en el Tribunal de la Revolución, donde el fiscal Fouquier-Tinville, el mismo que aparece en Andrea Chénier, lanza un apasionado alegato denunciando la implicación de las Carmelitas en un supuesto intento de esclavizar al pueblo francés en colaboración con un ejército de curas sanguinarios y reaccionarios monárquicos. Por supuesto, no ofrece ninguna prueba de sus acusaciones pero tampoco son necesarias; las dieciséis son condenadas a morir en la guillotina.

    Según parece, a todas ellas se les ofrece la posibilidad de conmutar la sentencia si delatan a sus cómplices en la conspiración monárquica, renuncian a la vida en comunidad y retoman su condición de ciudadanas de la República . En cualquier caso, las monjas pronuncian un voto unánime de martirio y se les conduce al cadalso el 29 de Messidor del año II (17 de Julio de 1794). Apenas diez días después cae Robespierre.

    Entre las ejecutadas se encuentra la hermana Constance, de 28 años de edad y pendiente aún de confirmar sus votos debido a la Revolución, que será un personaje importante en la ópera de Poulenc. Sin embargo, no todas las Carmelitas de Compiègne han desaparecido. En efecto, una de ellas, la hermana María de la Encarnación, se encontraba en París buscando fondos con los que mantener la congregación en las casas particulares donde se habían instalado tras ser expulsadas del convento; milagrosamente escapa al arresto. Ya en 1836, la hermana María fallece y deja una narración de los terribles hechos que tuvieron lugar 42 años atrás. Esta narración, publicada por editoriales católicas, causa una gran conmoción que con el tiempo llevará a la beatificación de las carmelitas por el Papa Pío X en 1906.


    Función en Hamburgo:


  2. #2
    Schigolch
    Guest
    En 1931, basada en la tragedia de las carmelitas, la escritora alemana Gertrud von le Fort publica la novela “Die Letzte am Schafott” (“La última en el Cadalso”).






    Para esta dramatización de los hechos von le Fort crea el personaje de la novicia Blanche de la Force, evidentemente una transposición de su propio nombre, dando a entender que a través de dicho personaje expresará su visión de la historia. La obra en sí no es muy interesante, utiliza una forma epistolar con saltos en el tiempo y comentarios históricos bastante áridos, centrados en la maldad de los ‘sans-coulotte’. Si alguien no la ha leído y quiere tener la oportunidad de hacerlo, existe traducción española.


    En 1947 se decide preparar una adaptación cinematográfica de la novela de von le Fort, se realiza un boceto de guión y se le pide a George Bernanos que escriba los diálogos.







    George Bernanos nace en París en 1888. Es uno de los principales intelectuales católicos franceses del siglo XX, tal como en la esfera musical podemos encontrar al propio Poulenc o el gran Olivier Messiaen. Bernanos ha escrito antes de recibir el encargo de adaptar “La última del cadalso” algunas obras de gran calidad literaria y espiritual, sobre todo la espléndida novela “Diario de un cura rural”, terminada en Mallorca poco después de dar comienzo la Guerra Civil española. En esta novela Bernanos aborda algunos temas que después tratará de nuevo en “Diálogos de Carmelitas”: el miedo a la muerte, la Gracia, el sacrificio,… Es digna de mención la adaptación cinematográfica de Robert Bresson, realizada en 1950, también una obra maestra, contrariamente a lo que suele suceder con películas basadas en material literario de este calibre.


    ‘Le malheur des hommes est la merveille de l’univers’ (Georges Bernanos).

    Traducida al español, la frase viene a decir que el dolor de los hombres es la maravilla del Universo. En estas pocas palabras se encuentra tal vez la clave de la obra y el pensamiento de Bernanos.

    Enfrentado al texto lineal, nada sutil y un pelín cursi de von le Fort, reflejado tal cual en el guión preparado por Agostini y Bruckberger, Bernanos decide cambiar totalmente el enfoque de la historia. Con el nuevo nombre de “Diálogos de Carmelitas”, la obra se centra en el mundo interior de sus protagonistas: el miedo a la muerte de Blanche, la lucha por la rectitud moral de la hermana María, la alegría y bondad de Constance, las dudas de la Primera Priora, la firmeza y buen sentido de la Segunda Priora,… Todo ello conduciendo a los temas que obsesionan a Bernanos, el sacrificio y la Gracia. Finalmente se decide que es mejor usar el texto como pieza teatral.

    Bernanos está gravemente enfermo durante la escritura de “Diálogos de Carmelitas”, sabe que será su testamento final y consigue transmitir una sensación de absoluta sinceridad; muere en 1948 en Neully, pero la obra de teatro constituye un rotundo éxito. Eventualmente se llevará al cine de manera totalmente desafortunada e incluso será origen de una serie de televisión igualmente prescindible.

    Sin embargo, entre los espectadores en el teatro se encuentra Francis Poulenc, quien años después recibe con entusiasmo la tarea de escribir una ópera basada en “Diálogo de Carmelitas” y será quien consiga crear una obra de arte a la altura del original.

  3. #3
    Schigolch
    Guest
    Francis Poulenc nace en París en 1899. De su madre, Jenny Royer, recibe el amor a la música y sus primeras clases de piano. Su padre, Emile Poulenc, dirige un negocio familiar de productos químicos que se convertirá en la famosa empresa Rhône-Poulenc. Era Emile Poulenc hombre de profundas creencias religiosas, rasgo que con el tiempo aflorará también en su hijo Francis.

    Hasta los 15 años la formación musical de Poulenc tiene lugar en su casa, con profesores particulares. A esa edad conoce al pianista español Ricardo Viñes, intérprete y gran amigo de Ravel, Debussy y Manuel de Falla. Se convierte en su maestro y será una influencia decisiva en su vida. Además de perfeccionar su técnica al piano le presenta a compositores como Erik Satie. Durante esta época, hace también amistad con Georges Auric ( el autor de la maravillosa banda sonora de “La Bella y la Bestia” ), miembro más adelante junto al propio Poulenc, Milhaud, Honegger, Tailleferre y Durey del llamado “Grupo de los Seis”, bautizado así por el crítico Henri Collet en 1920. Además, el joven Poulenc se interesa vivamente por el mundo literario y artístico de un París recién salido de la Gran Guerra. El gusto por la poesía no le abandonará nunca y será admirador de la obra de Cocteau, Eluard, Apollinaire,…

    Movilizado en 1917, no terminará su servicio militar hasta 1921. En ese momento, Poulenc toma la decisión de adquirir una formación musical en toda regla. Durante varios años, compagina el estudio con su carrera como compositor. Sus primeras composiciones empiezan a ser conocidas por el público.

    Ya en 1934 Poulenc forma con el barítono francés Pierre Bernac, quien ya había cantado composiciones suyas y de Auric, una asociación que durará más de 25 años, componiendo y dando recitales conjuntos como pianista y cantante.

    Tras la muerte de su padre, acaecida en 1917, Poulenc mostraba una amable indiferencia hacia la religión. Sin embargo en 1936, durante una visita al santuario de Nuestra Señora de Rocamadour siente de nuevo agitarse en su interior el sentimiento religioso, que ya le acompañara hasta su muerte.

    Durante la terrible época de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana, Poulenc lleva una vida de perfil bajo, concentrado en componer música sobre poemas de Aragon y Eluard y dar conciertos de música francesa con Bernac.

    Ya en los años 50 la creatividad de Poulenc atraviesa su mejor momento y ofrece grandes obras, entre ellas “Diálogos de Carmelitas”. Muere en París, de un infarto, en 1963 y es enterrado en el cementerio del Père Lachaîse. Eligió su propio epitafio: ‘Ma musique est mon portrait” (Mi música es mi retrato).

    Un libro muy interesante sobre Poulenc es su propia correspondencia a lo largo de 53 años, desde que era un niño hasta su muerte en 1963, editada por Myriam Chimènes.



    http://www.amazon.fr/exec/obidos/ASI...734194-1918503


    Escuchemos a Denise Duval, con el propio Poulenc al piano:


  4. #4
    Schigolch
    Guest
    Las primeras obras de Poulenc, creadas durante su adolescencia y primera juventud, están fuertemente influidas por Stravinsky y Satie. Además, Poulenc integra sonidos procedentes del vaudeville, género del que disfruta enormemente. Las composiciones destacan por su base rítmica y las armonías diatónicas. Algunos de sus logros durante estos años son:

    Rhapsodie Nègre (1917) de interés limitado pero a mencionar por ser su primera composición importante.

    La Béstiare (1919), obra para piano inspirada en Apollinaire.

    Les Biches (1923), ballet escrito para Diaghilev con coreografía de Nijinski.

    Concert champêtre (1928), tal vez su obra juvenil más célebre
    .



    Es a partir de su reconversión al catolicismo, en 1936, cuando empieza su etapa más interesante. Su primera composición religiosa es la maravillosa “Litanies á la Vierge Noire”, en honor a la Virgen Negra de Rocamadour. Interpretada por órgano y un coro femenino es una serie de rezos a María, profundamente personales y a la vez universales, católicos. Desde este momento, y hasta la creación de “Diálogos de Carmelitas”, compagina la creación de piezas religiosas con temas similares a su etapa anterior. También crea su primera ópera, “Les Mamelles de Tirèsias”, sobre un texto de Apollinaire.

    Tras su obra magna, sólo compone el interesante monólogo operístico “La Voix Humaine”, sobre texto de Cocteau y pequeñas piezas en línea con su producción anterior.

    Francis Poulenc nunca fue un compositor “de vanguardia”. Durante los años 20 y 30 desarrolla un lenguaje musical propio, de engañosa facilidad (que en realidad esconde un minucioso trabajo y una gran atención al detalle), más atento a la inspiración, al instinto, que a la forma. 'No tengo ningún sistema de escritura musical', confiesa con sinceridad en la misma época en que Messiaen publica "Technique de mon langage musical".

    Tras la segunda guerra mundial, para la generación de Boulez y las vanguardias serialistas, Poulenc parece un dinosaurio. Pueden apreciar virtudes como su concisión y economía de medios, pero no le perdonan la falta de disciplina, del famoso “sistema de escritura”.

    Por estos años la crítica tampoco aprecia en demasía la obra de Poulenc, ni siquiera una pieza extraordinaria como “Diálogos de Carmelitas” concita unanimidad. Se le clasifica como “neoclásico”.

    Los gustos musicales de Poulenc, sin embargo, son bastante eclécticos. Aparte de su pasión por Debussy y Stravinsky, admira a los clásicos (sobre todo a Mozart) y a muchos de sus contemporáneos. Sólo se muestra indiferente a Wagner y toda la música serialista desde la Escuela de Viena en adelante.

    Poulenc representa en cierto modo la quintaesencia del espíritu francés, por encima de modismos y contingencias. Sinceridad y pasión, pero organizadas con lógica y un punto de distanciamento.



  5. #5
    Schigolch
    Guest
    ARGUMENTO


    Dialogues des Carmélites [Diálogos de carmelitas] : 1957


    De Francis Poulenc
    Ópera en tres actos, doce escenas y cinco interludios
    Libreto de Francis Poulenc, basado en la obra homónima de Georges Bernanos

    Principales personajes

    Blanche de la Force - Soprano (Tesitura: Do3 / Do5)
    Madame Lidoine - Soprano (Tesitura: Re3 / Sib 4)
    Madre Marie de l'incarnation - Mezzo - (Tesitura: Sib2 / Sib4)
    Madame de Croissy - Contralto - (Tesitura: Lab2 / La4)
    Sor Constance de Saint-Denis - Soprano (Tesitura: Mi3 / Do5)
    El Marqués de la Force - Barítono
    El Caballero de la Force - Tenor
    El capellán del Carmelo - Tenor
    Madre Jeanne de l'enfant Jésus - Mezzo
    Sor Mathilde - Mezzo



    Acto I

    1ª Escena

    Nos encontramos en París, en Abril de 1789. El Caballero de la Force irrumpe en la biblioteca donde su padre, el Marqués de la Force, se encuentra durmiendo una siesta. Está inquieto, pues ha visto el carruaje de su hermana Blanche rodeado por una multitud. El Marqués recuerda que, años atrás, otra multitud rodeó su carroza mientras viajaba con su esposa embarazada. Al día siguiente, ella falleció tras dar a luz a Blanche. Sin embargo, intenta tranquilizar a su hijo asegurando que todo saldrá bien. El Caballero confiesa a su padre que el verdadero motivo de su preocupación es la falta de salud y la imaginación mórbida de Blanche. Nuevamente, el Marqués resta importancia a las preocupaciones de su hijo.

    Blanche, que no ha sufrido ningún daño, llega y se retira muy nerviosa a sus aposentos. Poco después, una sombra le aterroriza y confiesa a su padre que no se siente con fuerzas para vivir en el mundo donde ha nacido y desea ingresar en el convento de carmelitas de Compiègne.

    2ª Escena


    Algunas semanas después Blanche acude a Compiègne para solicitar su ingreso en el convento. Allí es entrevistada por la priora, Madame de Croissy. Blanche explica los motivos de su vocación; la monja le insiste en que retirarse del mundo no es la mejor razón para ingresar en la vida religiosa; el principal deber de la congregación es la plegaria. Todo hace indicar que Blanche será rechazada.

    Antes de partir, Mme de Croissy interroga a Blanche sobre el nombre que elegiría en caso de convertirse en carmelita. El nombre es ‘Blanche de l’Agonie du Christ’. La priora se emociona visiblemente al escuchar este nombre.

    3ª Escena

    Finalmente, Blanche ha sido admitida en el convento donde se encuentra residiendo como novicia. Allí trabaja en la lavandería con otra joven religiosa, la hermana Constance, de carácter jovial y entusiasta. Blanche reprocha a Constance su alegría mientras cumple sus obligaciones, pues la priora se encuentra gravemente enferma. La hermana Constance comenta a Blanche que ha tenido un sueño, y está convencida que ambas deben morir el mismo día. Propone a Blanche que ofrezcan a Dios su vida a cambio de la recuperación de la priora, pero Blanche, muy afectada, declina la oferta y se retira.

    4ª Escena

    En la enfermería la priora, acompañada por la Madre Marie de l’Incarnation, su aparente sucesora, agoniza. A pesar de haber dedicado su vida entera a la oración y la entrega a Dios, está aterrorizada y no se siente preparada para afrontar su muerte. Revela a la Madre Marie que siente un afecto especial por Blanche, que había elegido el mismo nombre de religiosa que ella pensó en llevar al ingresar en el Carmelo. Teme que Blanche se derrumbe víctima de sus miedos e incertidumbres y le pide a la Madre Marie que cuide de ella. Blanche entra en la habitación y la priora le recuerda una vez más que no se centre en sí misma, sino que se ponga en manos de Dios.

    Las monjas se reúnen en la enfermería donde la priora empieza a delirar y tiene una visión en la que ve el convento profanado. Se rebela contra Dios, al que pide explicaciones por el destino de la congregación y por su propia muerte. Inquieta, la madre Marie ordena a todas las monjas que salgan de la habitación. Blanche se queda oculta y, desesperada, asiste a la muerte de la priora.



    Acto II

    1ª Escena

    Blanche y Constance se encuentran velando el cadáver de la priora. Están acabando ya su turno de vela y Constance va a buscar a las monjas que deben reemplazarlas. Al encontrarse a solas con la difunta, Blanche sufre un ataque de pánico e intenta huir del convento. Se cruza con la Madre Marie que, con severidad, la convence de superar el incidente y la lleva de vuelta a su celda.

    Interludio

    En el jardín del convento Blanche y Constance recogen flores para la tumba de la priora. Constance cree que la Madre Marie será elegida superiora. Le cuenta a Blanche su teoría que Dios ha destinado una muerte horrible a la priora, mujer de gran fortaleza, para dar una muerte dulce a otra persona que tenga un miedo insuperable a morir.

    2ª Escena

    Ha sido elegida como priora Mme Lidoine, mujer de origen humilde. La nueva priora reúne a la congregación y les avisa de la llegada de tiempos difíciles. Su única misión, insiste, debe ser la plegaria.

    Interludio

    El Caballero de la Force se presenta en el convento para hablar con Blanche.

    3ª Escena

    Su hermano le pide a Blanche que abandone el convento y vuelva a la casa paterna, o huya del país con él; la situación en Francia es muy tensa y Blanche no puede seguir escondiéndose de sus miedos tras un hábito. Dignamente, Blanche se niega y recalca que es una hija del Carmelo y cumplirá su deber como tal. Sin embargo, tras la partida del Caballero, Blanche se desvanece y debe ser ayudada por la Madre Marie.

    4ª Escena

    El capellán del convento, tras decir Misa, comunica a las monjas que debe abandonar su puesto por orden de las autoridades revolucionarias. La Madre Marie, contradiciendo la opinión de la priora, declara que las religiosas del Carmelo deben ofrecer su vida para redimir a Francia y preservar la Iglesia. La priora rechaza con firmeza esta propuesta.

    Dos comisarios entran en el Convento; la Asamblea Nacional ha ordenado la clausura y venta de todos los establecimientos religiosos. La Madre Marie insiste en que las carmelitas hagan voto de martirio.

    La Madre Jeanne notifica a las monjas que la Priora ha viajado a París para informarse de la situación. Blanche está desesperada; la madre Jeanne le entrega una estatuilla del Niño Jesús pero, asustada por el ruido del exterior, a Blanche se le cae de las manos y se rompe en pedazos.


    Acto III

    1ª Escena

    Se cumple la visión de la moribunda Mme de Croissy y el convento ha sido profanado. Las monjas se reúnen en ausencia de la priora y la Madre Marie solicita el voto de martirio. La resolución debe ser unánime; un solo sufragio en contra y el voto no será válido. Al hacer el escrutinio, una de las monjas ha rehusado el sacrificio. Todas sospechan de Blanche, pero Constance asume la responsabilidad, y ruega cambiar el sentido de su decisión; está dispuesta al martirio. Una por una, las religiosas pronuncian el juramento. Cuando le llega su turno, Blanche huye.


    Interludio

    La priora ha vuelto y las carmelitas deben abandonar el convento. Las autoridades les advierten contra la práctica de su religión.

    2ª Escena


    Blanche ha vuelto a la casa de su padre en París. El Marqués ha sido ejecutado y los nuevos ocupantes la toman como criada. La Madre Marie visita a Blanche y le pide que vuelva a Compiègne, a los domicilios privados donde se refugia la congregación. Blanche se siente indigna de sus hermanas monjas y de su padre guillotinado; pero se niega a volver, atenazada por el miedo.

    Interludio

    Blanche se entera que las carmelitas han sido arrestadas.

    3ª Escena

    Las monjas están en París, encarceladas en la Conciergerie. La priora, que no había hecho el voto de martirio, lo pronuncia y pide al resto que lo renueve. El carcelero les anuncia que han sido condenadas a muerte. Constance expresa su confianza en que Blanche acudirá a morir con ellas.

    Interludio

    La Madre Marie no ha sido arrestada y quiere unirse a sus hermanas; piensa que su honor así lo exige. Sin embargo, el capellán hace que acepte su destino y se salve del martirio, como parte de la voluntad de Dios.

    4ª Escena


    Las carmelitas van a ser ejecutadas el 17 de Julio de 1794. Se las pasea en carreta hasta el cadalso, situado en la Plaza de la Revolución. Una tras otra, suben al cadalso cantando, en latín, el Salve Regina. La guillotina, implacable, va haciendo su labor. La última monja en morir es Constance; entre la multitud, ve a Blanche que se aproxima. Finalmente, ha vencido su miedo. Ambas afrontan juntas su muerte.



    El libreto en español puede encontrarse, junto a muchos otros, en la espléndida página web de KAREOL: http://www.geocities.com/ubeda2002/d...s/dialogos.htm

  6. #6
    Schigolch
    Guest
    Principales personajes



    Blanche


    Blanche debe transitar el camino que lleva de la angustia, del miedo a morir, que no es más que miedo a vivir, a la gloria. Su miedo es su humillación permanente: como religiosa y como miembro de su clase social. Su sentimiento de soledad es intenso, se siente abandonada por todos, incluso por Dios. Espera encontrar en el Carmelo la protección que cree necesitar, sobre todo al conocer a Mme de Croissy, aristócrata como ella. Su muerte, con tanto sufrimiento físico y espiritual, le hace sentirse indefensa. La confianza que sentía por la priora no se traslada a la Madre Marie. Tampoco puede apoyarse en Constance, a pesar del sincero cariño que le profesa, ni en Mme Lidoine, a quien percibe demasiado lejana.

    El resto de la ópera supone el Calvario de Blanche, su busca de la Gracia y la Redención. Su dimensión humana y su dimensión mística, de escogida por Dios para el Sacrificio, sólo se reconcilian al aceptar su destino y enfrentarse a la muerte, ya libre del temor. Finalmente, muere la muerte de Mme de Croissy, mientras la Madre Marie debe vivir la vida de Blanche.


    Mme de Croissy


    Durante toda su vida ha librado un combate entre la angustia y la fe. Comprende a Blanche e intenta ayudarla a superar su temor. Se trata de una mujer de elevados ideales, inteligente y noble que sin embargo experimentará su propio fin con un miedo terrible, visceral. Presiente los horrores que esperan al Carmelo y se siente incapaz de asumirlos. Percibiendo la marca divina en Blanche, la confía al cuidado de la Madre María esperando preservar la Orden.


    Madre Marie


    Posee valor, determinación, generosidad,… pero también, ¡ay!, orgullo. Se siente tan apegada a su honor humano que llega a olvidar su misión como religiosa. Intenta cumplir con el encargo de Mme de Croissy de proteger a Blanche, pero como un acto hijo del deber, no de la devoción. No siente amor por Blanche, más bien se siente secretamente humillada al percibir en ella la presencia divina tan alejada de su propio ser. Herida en su orgullo por no poder compartir el martirio que con tanto celo había promovido, su castigo es vivir con el remordimiento y la humillación.


    Constance


    Tiene dos años más que Blanche, pero parece una muchacha apenas salida de la adolescencia. Mantiene el espíritu puro de un niño. Sus actos no son heroicos, sino naturales. No necesita esforzarse para alcanzar la bondad. Su intervención durante el voto de martirio puede llamar a engaño: es ella realmente quien ha rehusado; pensaba que Blanche iba a decir 'no' al sacrificio y no quería dejarla sola. Al comprobar que pueden morir juntas, como le indicaba su visión, cambia su decisión. Cuando ve llegar a Blanche desde el cadalso, el sentido de su vida está completo. Puede morir en paz.


    Mme Lidoine


    Tiene una personalidad y procede de una clase social totalmente distinta a la de Mme de Croissy. Sin embargo, en tiempos difíciles representa la serenidad, el sentido común, la sabiduría popular. No es un personaje que deba hacer frente al Mal, como Blanche, Mme de Croissy o la Madre María. Es la representante del espíritu del Carmelo.



    La versión del estreno, en italiano, desde la Scala de Milán, en 1957:


Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •  


free html visitor counters
hit counter




Official Media Partners of Opera Carolina

Opera Lively is the Official Media Partner of Opera Carolina

Official Media Partners of NC Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of North Carolina Opera

Official Media Partners of Greensboro Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of Greensboro Opera

Official Media Partners of The A.J. Fletcher Opera Institute and Piedmont Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of The A.J. Fletcher Opera Institute
of the University of North Carolina School of the Arts and Piedmont Opera

Official Media Partners of Asheville Lyric Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of Asheville Lyric Opera

Official Media Partners of UNC Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of UNC Opera
Dept. of Music, UNC-Chapel Hill College of Arts and Sciences

www.operalively.com

VISIT WWW.OPERALIVELY.COM FOR ALL YOUR OPERA NEEDS