Page 2 of 3 FirstFirst 1 2 3 LastLast
Results 16 to 30 of 40

Thread: Gemas ocultas: Mireille

          
   
    Bookmark and Share
  1. #16
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    8.-La composición.

    A medida que Gounod componía, le iba mostrando el fruto de su inspiración a Camille Saint-Saëns, y cuando la obra estuvo acabada, hizo un pase privado para él, para Bizet y para la Vizcondesa de Grandval. Según cuenta Saint-Saëns en su “Portraits et souvenirs”, nadie tuvo duda de que “Mireille” sería un éxito. Pero, dice Saint-Saëns: “El gusano estaba dentro del propio fruto”. La ópera fue creada para el Théâtre Lyrique, cuyo director era Léon Carvalho, cuya mujer era Marie Caroline Miolan-Carvalho, cuya profesión era la de cantante de ópera, cuya cuerda era la de soprano. Cúmulo de circunstancias y de “cuyas” que hacían que, por fuerza, el papel de Mireille tuviera que ser estrenado por esta señora.

    Saint-Saëns se horrorizó: Mme. Carvalho estaba consiguiendo agrandar su voz y cambiar papeles como los de Fanchonette (personaje de una ópera cómica de Clapisson) por el de Margarita (de “Fausto”), pero no podía cambiar la naturaleza hasta el punto de convertirse en una “Valentine” (de “Les Huguenots” de Meyerbeer; es decir, aún no estaba capacitada para roles de soprano dramática)

    Palabras de Saint-Saëns: “La primera vez que Gounod me cantó la escena de la Crau, me quedé asustado de los medios vocales que se necesitaban. Le dije: Mme. Carvalho nunca cantará eso. “Tendrá que cantarlo”, me respondió él. Pero, tal como yo había previsto, la cantante se echó atrás ante la tarea que se le ponía por delante. El autor se obstinó, ella más. Se intercambiaron cartas. Se acusó al autor de exigir a su intérprete “vociferaciones”. Después, la tempestad se calmó, el autor redujo a la mitad la gran escena... El papel se empequeñeció.”


    Miolan-Carvalho, la “malvada” de esta historia, como Mireille


    Una anécdota que ilustra las relaciones entre Gounod y la prima-donna, y el control de ésta sobre la obra: Cuando Gounod estaba en Saint-Rémy-de-Provence componiendo su partitura, recibió una carta de Mme. Miolan-Carvalho anunciándole que iba a Marsella y que su tren pararía unos minutos en la estación de Tarascon, donde le gustaría hablar con el músico y preguntarle por su trabajo, y sobre todo por su rol. Ambos se vieron en la estación. Gounod tenía mucho que contarle sobre el argumento, pero entre que, por haber llegado con retraso el tren paró menos tiempo del previsto, y que a Mme. Carvalho, en realidad, no le interesaba otra cosa de la ópera que su rol, poco o nada pudo explayarse el compositor. Con el tren ya poniéndose otra vez en marcha, la cantante hizo a Gounod esta recomendación, que era realmente una orden: “Y sobre todo, querido, brillantez, ¡mucha brillantez!”. Este consejo no debió de impresionar a Gounod, pues ese mismo día compuso para su tiránica intérprete la deliciosa cantilena “Heureux petit berger”, que no es precisamente "brillante", pero sí es cierto que un año más tarde, cuando “Mireille” se materializó sobre las tablas del Teatro Lírico, tuvo que ceder.


    "Heureux petit berger". Andrea Guiot





    "Heureux petit berger". Leila Ben Sédira




    Heureux petit berger,
    Ah ! que ton sort me fait envie!
    Toujours libre, le coeur léger,
    Les peines de la vie
    Ne peuvent t'affliger,
    Heureux petit berger!
    Dans ce désert de feu
    Tout seul avec tes chèvres,
    Tu dors sous le ciel bleu,
    Une chanson aux lèvres.
    Et pendant ton sommeil
    Les joyeuses cigales
    Font tinter au soleil
    Leurs bruyantes cymbales!...
    Heureux petit berger,
    Ton sort me fait envie!
    Toujours libre, le coeur léger,
    Les soucis de la vie
    Ne peuvent t'affliger,
    Heureux petit berger!
    ¡Alegre pastorcillo!
    ¡Ah, cómo envidio tu suerte!
    Siempre libre y con el corazón alegre,
    ¡las desazones de la vida
    no hacen mella en ti!
    ¡Alegre pastorcillo!
    En el desierto de fuego,
    junto con tus cabras,
    duermes bajo el cielo azul
    con una canción en los labios.
    Y mientras reposas,
    las alegres cigarras
    ¡hacen tintinear sus címbalos
    bajo el ardiente sol!...
    ¡Alegre pastorcillo!
    ¡Ah, cómo envidio tu suerte!
    Siempre libre y con el corazón alegre,
    ¡las desazones de la vida
    no hacen mella en ti!
    ¡Alegre pastorcillo!

  2. #17
    Schigolch
    Guest
    Gracias a Mireille, nos estamos haciendo también un precioso recorrido por cantantes francesas de la primera mitad del siglo XX...

  3. #18
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    9.-Acto III

    Primer cuadro
    El Valle del Infierno. Al final de la tarde.

    Ourrias y sus amigos atraviesan este agreste paraje, poblado supuestamente por espíritus. El ganadero lleva idea de pedir a Taven, cuya gruta esta por ahí, un filtro amoroso. Los amigos le aconsejan que olvide a Mireille, pero es más fácil decirlo que hacerlo. Ha ido anocheciendo. Ourrias les dice que sigan sin él, pues todavía está deprimido por la forma en que la joven le ha rechazado y ha decidido vengarse de Vincent.

    No disponemos de vídeo parisino de este tercer acto, así que, para el primer cuadro, recurrimos a una producción canadiense de 1955:




    OURRIAS
    Voici le Val d'Enfer et la grotte du fées,
    D'où sortent à minuit les plaintes étouffées,
    Les rires et les cris des noirs esprits d'en bas,
    Dont Taven la sorcière excite les ébats.

    LE CHOEUR
    C'est ici qu'elle habite?

    OURRIAS
    Oui, dans ce lieu sauvage.

    (D'un ton railleur)

    Si vous voulez, amis, on peut la consulter;
    Elle cache en lien sûr, dit-on, certain breuvage
    Dont les amants malheureux font usage
    Et qu'il serait prudent peut-être d'acheter.

    LE CHŒUR
    A quoi bon te mettre en dépense?
    Si l'on fait fi de toi, le plus sage, je pense,
    Est de t'en consoler.

    DEMI-CHŒUR
    D'oublier l'aventure et de n'en plus parler.

    LE CHŒUR
    Tu trouveras sans peine une fille plus belle.

    DEMI-CHŒUR
    Et plus riche!

    DEMI-CHŒUR
    Et plus sage!

    OURRIAS
    (avec emportement)
    Où donc se cache-t-elle,
    Cette fille plus belle et plus sage à vos yeux
    Que Mireille elle-même?
    Moi, je n'en veux pas d'autre et c'est elle que j'aime!

    (S'écartant brusquement de ses compagnons)

    Mais la nuit vient. Suivons chacun, notre chemin.

    LE CHŒUR
    (avec crainte et à demi voix)
    Car c'est l'heure des mauvais rêves!
    L'heure où les farfadets, les lutins et les Trèves
    Sur la pointe des flots, le sable des grèves
    Dansent au clair de lune se donnant la main!

    OURRIAS
    Évitez leur rencontre. À demain!

    LE CHŒUR
    A demain!

    (Ils se séparent. Ourrias reste seul accoudé contre
    un rocher.)

    OURRIAS
    Ils s'éloignent!
    Et moi, le coeur gonflé de rage,
    J'attends ici mon rival au passage.
    On t'aime; heureux vannier!
    On t'aime, misérable Vincent!
    Sur mon âme et ma vie,
    Tu paieras de ton sang
    Ce bonheur que, j'envie.

    Tu veux donc que ma main te ploie
    Et te brise comme un roseau,
    Et te jette comme une proie
    Aux loups affamés de la Crau!
    N'affronte pas ma rage!
    Va, va, je te déteste je te hais!
    Votre amour m'irrite et m'outrage!
    Elle t'aime, et moi je l'aimais!
    Mort et malheur! C'est lui!
    Je ne me trompais pas!
    OURRIAS
    El Valle del Infierno y la Gruta de las Hadas,
    donde las plantas apenas pueden sobrevivir...
    Risas y gritos de negros espíritus vagan aquí,
    donde habita Taven, la hechicera.

    CORO
    ¿Ahí es donde vive?

    OURRIAS
    Sí, en este salvaje lugar.

    (con tono burlón)

    Quien lo desee puede consultarla.
    Ella esconde, según dicen, cierto brebaje
    del que los enamorados desgraciados hacen uso
    y que sería oportuno adquirir.

    CORO
    ¿Realmente merecerá la pena?
    Aunque si tú, el más astuto, así lo crees,
    seguro que es cierto.

    GRUPO 1°
    Probemos, y luego olvidemos todo.

    CORO
    Sin duda que encontrarás una bella muchacha.

    GRUPO 1°
    ¡Y rica!

    GRUPO 2°
    ¡Y discreta!

    OURRIAS
    (con enojo)
    ¿Dónde se esconde?
    ¿Acaso esa muchacha, bella y discreta,
    no es Mirella?
    ¡Yo no deseo a otra que no sea ella!

    (separándose bruscamente de sus compañeros)

    Pero, la noche llega... Sigamos nuestro camino.

    CORO
    (temerosos y en voz baja)
    ¡Es la hora de los sueños malignos!
    La hora en la que los duendes y espíritus
    danzan, cogidos de la mano, a la luz de la luna
    sobre las putrefactas aguas y arenas ardientes.

    OURRIAS
    ¡Evitad encontrarlos!... ¡Hasta mañana!

    CORO
    ¡Hasta mañana!

    (El coro se marcha. Queda Ourrias solo,
    acodado en una roca)

    OURRIAS
    ¡Se alejan!
    Y yo, con el corazón lleno de furia,
    espero aquí el paso de mi rival.
    ¡Ella te ama, feliz artesano!
    ¡Ella te ama, miserable Vincent!
    ¡Por mi vida y por mi alma
    que pagarás con tu sangre
    la felicidad que tanto envidio!

    Con mis propias manos te aplastaré,
    al igual que el viento hace con las cañas,
    ¡y te arrojaré como carnaza
    a los lobos hambrientos!
    ¡No desafíes mi furor!
    ¡Vete, vete, te detesto y te odio!
    ¡Vuestro amor me irrita y ultraja!
    ¡Ella te ama y yo la deseo!...
    ¡Muerte y maldición!... ¡Es él!
    ¡Es él, no me engaño!


    Al poco de quedarse solo, llega Vincent, también perturbado por el giro de los acontecimientos. Tiempo le falta a Ourrias para provocarle acusándole de haber ganado el amor de Mireille con brujería (piensa el ladrón...), y cuando Vincent, muy ofendido por el insulto, acepta el desafío de su rival, éste le golpea traicioneramente en la sien con su horca. Volvemos a recurrir a la producción de 1955, y escuchamos el dúo de Ourrias y Vincent a Robert Savoie y Leopold Simoneau:




    OURRIAS
    Mort et malheur! C'est lui!
    Je ne me trompais pas!
    Au fond de ce ravin sombre,
    Où la nuit étend son ombre,
    C'est l'enfer qui le jette au-devant de mes pas!

    (S'approchant brusquement de Vincent)

    Te voilà donc, heureux garçon qu'on'aime,
    Galant vannier que l'on préfère à tous,
    Et que Mireille même
    A choisi pour époux!

    VINCENT
    A mon bonheur, ami, ne porte pas envie!
    C'est en vain que son coeur m'a choisi; c'est en vain
    Qu'elle m'aime!- Son père a repoussé ma main
    Et brisé d'un seul mot le rêve de ma vie!

    OURRIAS
    Qu'importent les refus du père et son mépris,
    Si c'est toi dont le coeur de la belle est épris!

    (Avec une rage contenue)

    Mais dis-moi par quel sortilège,
    Par quel charale maudit tu l'as prise à ton piège;
    Parle, réponds! Quel philtre à troublé sa raison?

    VINCENT
    Pourquoi m'outrages-tu par ce lâche soupçon?

    OURRIAS
    Et comment donc se peut-il faire
    Qu'à la face même de Dieu,
    La belle au plus riche préfère..
    Un vagabond sans feu ni lieu ?..
    Il faut bien penser, à ce compte,
    Qu'elle a perdu l'esprit et perdu toute honte!

    VINCENT
    Tais-toi! tais-toi! c'est mal parlé!
    Prends garde d'insulter Mireille!
    La colère enfin se réveille
    Au fond de, mon cœur désolé.
    Aussi vrai que Mireille m'aime,
    Moi, le vannier, moi, Vincent,
    Je vais tout à l'heure, ici même...

    OURRIAS
    (le repoussant avec colère)
    A ma rage un démon te livre,
    J'aurai ton sang, ah! défends-toi!
    L'un de nous doit cesser de vivre
    Je ne suis plus maître de moi !...

    VINCENT
    Par l'enfer, la rage m'enivre,
    Crains, Ourrias, prends garde à toi!
    L'un de nous doit cesser de vivre
    Je ne suis plus maître de moi!

    OURRIAS
    Va-t'en! va-t'en! Malheur à toi!

    (Il frappe rincent de son bâton ferré. Vincent pousse
    un cri et tombe.)

    Ah! qu'ai-je fait? Fuyons

    (Il disparaît parmi les rochers)
    OURRIAS
    ¡Muerte y maldición!... ¡Es él!
    ¡Es él, no me engaño!
    Llega por el fondo de esa barranca oscura,
    donde la noche extiende su sombra.
    ¡Es el infierno al que me conducen mis pasos!

    (Ourrias se acerca rápidamente a Vincent)

    ¡Aquí llega el feliz amante!
    El galante artesano preferido de entre todos.
    ¡Al que Mirella
    ha elegido por esposo!

    VINCENT
    ¡Mi dicha, amigo, no envidies!
    ¡Es inútil que su corazón me haya elegido!
    ¡Inútil que ella me ame! Su padre me rechazó
    ¡y con una sola palabra borró mi sueño!

    OURRIAS
    ¡Qué importa el desprecio del padre
    si es el corazón de la hija el que te ama!

    (con rabia contenida)

    Pero dime, ¿por medio de qué sortilegio,
    de qué encantos malditos la conseguiste?
    ¡Habla, responde! ¿Qué filtro alteró su razón?

    VINCENT
    ¿Por qué me ofendes con esas locas sospechas?

    OURRIAS
    Entonces ¿cómo puede haber ocurrido,
    que ante el mismísimo Dios,
    la más bella, la más rica,
    prefiera a un vagabundo sin techo?...
    La única explicación es que su espíritu
    ¡haya perdido el libre albedrío!

    VINCENT
    ¡Cállate! ¡Cállate! ¡No digas sandeces!
    ¡Cuídate de no insultar a Mirella!
    La ira surge desde lo más profundo
    de mi desolado corazón.
    Es cierto que Mirella me ama,
    y yo, el artesano, yo, Vincent,
    en cualquier momento, aquí mismo...

    OURRIAS
    (interrumpiéndolo encolerizado)
    ¡Por todos los demonios!
    ¡Beberé tu sangre!... ¡Defiéndete!
    Uno de nosotros dos debe morir...
    ¡Y no voy a ser yo!

    VINCENT
    ¡Muerte y destrucción!
    ¡Defiéndete Ourrias, morirás!
    Uno de nosotros dos debe morir...
    ¡Y no voy a ser yo!

    OURRIAS
    ¡Maldito seas!

    (Golpea fuertemente a Vincent con su bastón.
    Vincent gime y cae)

    ¡Ah! ¿Qué he hecho!... ¡Huyamos!

    (Desaparece entre las rocas)

    Pensando que lo ha matado, el ganadero sale rápidamente, pero Vincent vive, y sus lastimeros gemidos son oídos por Taven, quien, saliendo de su caverna y llegando a tiempo de ver cómo huye Ourrias, le maldice tres veces.

  4. #19
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    Segundo cuadro
    El puente de Trinquetaille, a orillas del Ródano. Medianoche.

    La luna llena ilumina las aguas. Ourrias, presa de remordimientos, llega al vado de Trinquetaille. Llama al barquero para ganar la otra orilla. De pronto, de las profundidades del río se elevan fantasmas y espectros ataviados de blanco. Son almas condenadas y espíritus de muchachas muertas por amor. Una campana lejana toca a medianoche. Los fantasmas flotan sobre la superficie del agua y desaparecen en la niebla.

    Cuando por fin llega el batelero, Ourrias sube a bordo de un salto con impaciencia, pero en cuanto la barca se pone en marcha, las aguas se agitan violentamente y se convierten en un violento oleaje. El barquero, cuyo pálido rostro y negra capa ya tenían que haberle dado que pensar a Ourrias, le recuerda el crimen cometido: mi barca lleva una carga maldita, dice. La barca zozobra. Ourrias perece ahogado. Regresa la calma y se oye de nuevo el coro de fantasmas que, indiferente al drama, retoma su canción: “Il est minuit. Un feu qui luit…!”. Esta reprise, que contrasta por su calma y su tristeza con la brutal escena que acaba de tener lugar, causa un bello efecto poético y sonoro.

    Para este fantasmagórico cuadro no hay vídeo en youtube. Tenemos que conformarnos con oirlo:

    http://www.divshare.com/flash/playli...d=15105907-bcf

    OURRIAS
    (seul, entrant précipitamment, pâle, effaré et
    les cheveux en désordre)
    Ah! qu'ai-je fait?
    La main de Dieu courbe mon front coupable!
    De mon forfait
    Le souvenir me poursuit et m'accable!
    Le remords pour jamais est entré dans mon coeur...
    J'ai peur!
    Le sang versé
    Souille mes, mains d'un signe ineffaçable!
    Pâle et glacé,
    Vincent, là-bas est couché sur le sable!
    Le remords pour jamais est entré dans mon coeur...
    J'ai peur!

    (Tombant à genoux)

    Grâce! Faites-moi grâce, archanges menaçants!
    Détournez de moi votre glaive. Ah!

    (Après un silence.)

    Mais quel vain rêve
    Trouble mes sens?

    (Il regarde autour de lui)

    La nuit est calme et claire,
    La plage est solitaire...

    (Il se relève)

    Hâtons-nous de gagner l'autre côté de l'eau!
    Holà! passeur, amène ton bateau!

    (Son appel, répété par un écho lointain, se perd dans
    le silence de la nuit. On entend un long soupir traverser
    l'espace)

    Dieu! quels accents funèbres
    S'exhalent dans les airs!
    Quels fantômes errants passent sous les flots clairs,
    Ou se dressent dans les ténèbres?...

    (Des lueurs livides glissent sur les eaux. De blancs
    fantômes semblent sortir des profondeurs du fleuve.
    Une cloche lointaine sonne minuit)

    CHŒUR DES TRÈVES
    Voici minuit!
    Un feu qui luit
    Traverse l'ombre!
    Les trépassés
    Sortent glacés
    Du gouffre sombre!
    Le ciel est bleu!
    L'air nous enivre!
    Béni soit Dieu
    Qui nous délivre!

    LES FILLES MORTES D'AMOUR
    Nous sommes les folles d'amour!
    Les pauvres filles délaissées,
    Que la mort, sans retour,
    Au vieux Rhône a fiancées

    VOIX DIVERSES
    Ô nuit! ciel étoilé! doux parfums de la terre!
    Ô mort! cruel exil! lamentable mystère!

    OURRIAS
    (avec terreur)
    Je me souviens!... C'est à minuit
    Que les Trêves sans bruit
    Sortent du goure sombre!
    Je les vois.... je les vois glisser sur le flot bleu
    Et se dresser dans l'ombre
    Les bras tendus vers Dieu!

    (Les voix se taisent. La funèbre procession disparaît
    dans la brume)

    OURRIAS
    (se redressant)
    À moi, passeur!... à moi, batelier de l'enfer!

    UNE VOIX
    (Le Passeur)
    Qui m'appelle?

    OURRIAS
    (agitant son épieu d'un air de menace)
    Ourrias, batelier de l'enfer!...

    (Un bateau semble sortir soudainement du fond de
    l'abîme. Un batelier, au visage pâle, enveloppé dans
    une longue cape noire, de tient debout à l'avant du
    bateau.)

    LE PASSEUR
    Me voici... hâtons-nous.

    OURRIAS
    Tu t'es fait bien attendre,
    Passeur!... une autre fois tâche de mieux entendre.

    (Il saute dans la barque)

    Et maintenant, au large...

    (Le passeur plonge sa gaffe dans l'eau pour faire
    marcher le bateau)

    Saints du ciel!
    L'eau se gonfle et mugit... et ton bateau s'arrête!
    Traître! tu répondras de mes jours sur ta tête
    Et sur ton salut éternel!...

    LE PASSEUR
    Ourrias, ta colère est vaine!
    Mon bateau porte un poids maudit!
    Songe à Vincent... frappé par toi!

    OURRIAS
    Qui l'a dit?

    LE PASSEUR
    Le Dieu vengeur
    Dont la main nous entraîne.

    (Le bateau fait naufrage)

    CHŒUR
    Il est minuit!
    Un feu qui luit
    Traverse l'ombre, etc.
    OURRIAS
    (entra precipitadamente, pálido y alarmado,
    con los cabellos revueltos)
    ¡Ah!... ¿Qué he hecho?
    ¡La mano de Dios se cierne sobre mí!
    ¡El recuerdo del crimen cometido
    me acecha y atormenta!
    ¡El remordimiento anida en mi corazón!...
    ¡Tengo miedo!
    ¡La mancha de sangre de mis manos
    será un estigma indeleble!
    ¡Pálido y frío, allá quedo Vincent,
    sobre la áspera arena!
    ¡El remordimiento anida en mi corazón!...
    ¡Tengo miedo!

    (cayendo de rodillas)

    ¡Piedad! ¡Tened piedad de mí, arcángeles!
    ¡Envainad vuestras espadas de justicia!... ¡Ah!

    (un momento de silencio)

    Mas, ¿por qué este sueño
    mis sentidos atormenta?

    (mirando alrededor)

    La noche está calmada y clara...
    Solitario está este lugar...

    (se levanta)

    ¡Debo apresurarme en alcanzar la otra orilla!
    ¡Eh, barquero, acerca tu barca!

    (su llamada es repetida por un eco lejano que
    se pierde en el silencio de la noche. Luego, se
    oye un largo suspiro)

    ¡Dios! Esos murmullos fúnebres...
    Parece que emanan del mismo aire...
    ¡Como si los fantasmas vagaran sobre las olas
    o acecharan en las tinieblas!

    (Unos destellos aparecen por la superficie del
    agua. Macilentos fantasmas parecen surgir del
    río. Unas campanas dan la medianoche)

    ALMAS CONDENADAS
    ¡Llegó la medianoche!
    ¡Una llama que ilumina
    a través de las sombras!
    ¡Quienes la atraviesan
    helados salen
    de las penumbras abismales!
    ¡El cielo está azul!
    ¡El aire nos embriaga!
    ¡Que el Dios bendito
    nos redima!

    CORO DE NIÑAS MUERTAS DE AMOR
    ¡Somos las locas de amor!
    Las pobres hijas abandonadas,
    que la muerte sin retorno,
    nos ha unido al viejo Ródano.

    VOCES DIVERSAS
    ¡Oh, noche! ¡Estrellado firmamento!
    ¡Dulce aroma de la tierra! ¡Profundo misterio!

    OURRIAS
    (aterrorizado)
    ¡Ahora recuerdo!... ¡Es a medianoche
    cuando los espíritus de los condenados
    emergen de las penumbras abismales!
    ¡Los veo deslizarse sobre los remolinos azules
    y quedar suspendidos en la tiniebla!
    ¡Alzan los brazos hacia Dios!

    (Las voces se callan. La tétrica visión
    desaparece entre la niebla)

    OURRIAS
    (irguiéndose)
    ¡Ven a mí, balsero!.. ¡A mí, batelero infernal!

    UNA VOZ
    (el barquero)
    ¿Quién me llama?

    OURRIAS
    (agitando sus puños con aire amenazador)
    ¡Ourrias, batelero infernal!...

    (Una barca parece salir repentinamente del
    fondo del abismo. El barquero, de rostro pálido,
    vestido con una larga capa negra, se encuentra
    en ella.)

    EL BARQUERO
    ¡Aquí estoy!.... ¡Deprisa!

    OURRIAS
    ¡Has tardado mucho, barquero!...
    En otra ocasión aguza más tu oído.

    (salta al interior de la barca)

    Y ahora, ¡vámonos!

    (el barquero pone el remo en el agua para
    impulsar la barca)

    ¡Santos del Cielo!
    Las aguas gimen... ¡y tu barca se hunde!
    ¡Traidor! ¡Responderás por mis días
    con tu cabeza y tu salvación eterna!

    EL BARQUERO
    ¡Ourrias, en vano tu ira avivas!
    ¡Mi barca una carga maldita lleva!
    Es el recuerdo de Vincent... ¡que ahora te golpea!

    OURRIAS
    ¿Qién lo dice?

    EL BARQUERO
    ¡El Dios vengador
    cuya mano nos arrastra!

    (La barca es engullida por las aguas)

    CORO
    ¡Llegó la medianoche!
    ¡Una llama que ilumina
    a través de las sombras!...

  5. #20
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    10.- El estreno

    Y llegamos a 1864. Desde hace más de doce años, el Segundo Imperio prodiga a Francia la euforia del placer. París atrae a todos los extranjeros y se llega a considerar que divertirse es la única finalidad de la vida. En el recuerdo de los parisinos que conocieron ese tiempo feliz, 1864 queda como el año de “La Bella Helena”. El Teatro de las Variedades, el Boulevard, un carnaval perpetuo... Todo aquello que no era “la broma” era ridiculizado. L’Opéra y L’Opéra-Comique presentaban “La mula de Pedro” y “La bruja Carabosse” de Víctor Massé, y “Los tres Nicolás” de Clapisson. Estas obras cuyos títulos no nos dicen nada hoy en día, eran entonces éxitos indiscutidos.

    Gounod no era un desconocido para el público parisino. Cinco años atrás, “Faust” había tenido un éxito “estimable”, aunque “Le médicin malgré lui” y “Philémon et Baucis”, estuvieron tan cerca del fracaso como de la gloria. Antes del estreno de “Mireille”, se había ofrecido un banquete en la Maison Dorée para agasajar a Frédéric Mistral, el gran poeta provenzal en cuya obra se basaba la ópera.

    El 19 de marzo, pues, el tout-Paris acudió al Teatro Lírico para asistir al estreno de “Mireille”, a cargo de:

    Mireille (Soprano):
    Vincent, su amante (Tenor):
    Ourrias, cuidador de toros (Barítono):
    Ramón, padre de Mireille (Bajo):
    Taven, pastora (Mezzosoprano):
    Andrelous, un pastor (Mezzosoprano):
    Vincenette, hermana de Vincent (Soprano):
    Ambroise, padre de Vincent (Bajo):
    El barquero (Bajo):
    Clémence, amiga de Mireille (Soprano):
    Marie Caroline Miolan-Carvalho
    François Morini
    Jean-Vital Ismaël
    M. Petit
    Mme. Faure-Lefèbre
    Mme. Faure-Lefèbre
    Madmoiselle Reboux
    Emile Wartel
    Emile Wartel
    Madmoiselle Albrecht


    Según Saint-Saëns, “La obra se presentó ante el público debilitada, desnaturalizada. Cuando llegó la escena de la Crau, difícil todavía a pesar de haber sido mutilada, a la cantante le entró el pánico y la destrozó completamente. Antes de eso, la escena de los fantasmas sobre el Ródano también había perdido su efecto: el Teatro Lírico no era lo bastante grande para esos efectos especiales: deslizándose sobre las aguas del río, las almas de los difuntos hacían ruidos desagradables, ridículos y cómicos. El resultado no dejó lugar a dudas: fue un desastre.”

    El relato y las impresiones de Saint-Saëns se confirman en una carta que Ivan Turgenev, que se hallaba también entre el público el día del estreno, dirigió a Pauline Viardot. El novelista ruso también criticó y ridiculizó el Acto III por esos fallos de producción que señalaba el autor de “Carnaval de los animales”.

    Dúo de Mireille y Vincenette “Et bien! C'est aujourd'hui que l'église des Saintes” (Acto 4), con Carla Rutili, y creo que Vincennette es Janine Gras.




    MIREILLE
    (avec une exaltation croissante)
    Eh bien, c'est aujourd'hui que l'église des Saintes
    Ouvre sa porte aux malheureux!
    Dieu même dans le ciel accueillera leurs plaintes,
    Et les anges prieront pour eux!
    Femmes, vieillards, enfants du pays de Provence,
    Les pieds nus et les yeux en pleurs,
    Iront porter là-bas leur humble redevance
    D'épis mûrs, de fruits et de fleurs!
    Moi, je veux, cette fois, arriver la première
    Devant le porche du saint lieu;
    Et, dans l'ombre, à genoux, et, le front sur la pierre,
    Pour mon Vincent implorer Dieu!

    VINCENETTE
    Ah! chère soeur! chère Mireille!
    C'est le ciel qui t'inspire et que Dieu te conseille!
    Moi, j'attends là-bas que ton père s'éveille.

    MIREILLE
    Colliers et bracelets, anneaux d'argent et d'or,
    Rameaux de buis bénit, saintes palmes fleuries,
    Tous mes pauvres bijoux, tout mon petit trésor
    J'en fais don aux Saintes Maries!

    (S'agenouillant.)

    Ô patronnes des amoureux!

    VINCENETTE
    (les mains jointes et les yeux au ciel)
    Ô refuges des malheureux!

    MIREILLE
    Saintes martyres!

    VINCENETTE
    Saintes femmes!

    MIREILLE
    Dont le regard lit dans nos âmes!

    VINCENETTE
    Dont la main peut sécher nos pleurs!...

    MIREILLE
    Et guérir toutes nos douleurs!

    VINCENETTE
    Ainsi qu'à Dieu même,
    A vous j'ai recours!

    MIREILLE
    Protégez les jours de celui que j'aime!

    (Se relevant)

    Il est temps de partir!... allons, n'hésitons pas!
    Qu'un bon ange guide nos pas!

    (Se tournant vers la chambre de son père)

    Dieu me pardonnera...
    Pardonnez-moi, mon père!
    Adieu!... j'aime!... je crois!... j'espère!

    (Elles sortent.)
    MIRELLA
    (con creciente exaltación)
    ¡Hoy es cuando la iglesia de los Santos
    abre sus puertas a los desdichados!
    ¡El mismo Dios escuchará sus ruegos
    y todos los ángeles intercederán por ellos!
    ¡Mujeres, viejos, niños de la Provenza,
    con pies descalzos y ojos lagrimosos
    marcharán hasta allí, humildes,
    llevando ramilletes de espigas, frutas y flores!
    Yo deseo, por esta vez, ser la primera
    en llegar a las puertas del santo lugar;
    e inclinada de rodillas, con la frente en el suelo,
    ¡implorar a Dios por Vincent!

    VINCENETTE
    ¡Querida hermana! ¡Querida Mirella!
    ¡Es el cielo quien te aconseja!
    Yo, esperaré aquí a que tu padre despierte.

    MIRELLA
    ¡Collares y brazaletes, anillos de plata y oro,
    ramas de espinillo bendito, floridas palmas,
    todas mis humildes joyas, mis pequeños tesoros
    se los ofreceré a Santa María!

    (se arrodillan)

    ¡Oh, patrona de los enamorados!

    VINCENETTE
    (las manos juntas y la mirada al cielo)
    ¡Oh, refugio de los desdichados!

    MIRELLA
    ¡Santas mártires!

    VINCENETTE
    ¡Santas mujeres!

    AMBAS
    ¡Leed en nuestras almas!

    VINCENETTE
    ¡Enjugad con vuestras manos nuestro llanto...

    MIRELLA
    ... y confortad todos nuestros dolores!

    VINCENETTE
    ¡Así como al mismo Dios,
    a vosotras recurro!

    MIRELLA
    ¡Proteged los días de mi amado!

    (se levanta)

    ¡Es hora de partir!... ¡No debo vacilar!
    ¡Que un buen ángel guíe mis pasos!

    (se vuelve en dirección a la alcoba de Ramón)

    ¡Dios me perdonará!
    ¡Perdóname tú también, padre!
    ¡Adiós! ¡Adiós!... ¡Te amo!...

    (Salen)


    ¡Qué decepción! ¡Cinco actos para mostrar los amoríos de una jovencita provenzal y un artesano! El rival desairado -¡un ganadero!- perece ahogado y la heroína muere de amor y de insolación. Además, no canta el “aria con vocalises” de rigor que debía tener por entonces toda buena ópera, y la música pretende evocar la Provenza, que es como decir las provincias. Nada podría ser menos “parisién”. ¿Cómo iba a gustar una obra así a un público ligero, despreocupado, que bosteza con todo aquello que no vaya a la moda de París?

    Naturalmente, Gounod fue acusado también de... ¡wagneriano! La acusación de la que no se libraba nadie en Francia ni en Italia si su obra no gustaba. Aunque para entonces Wagner ya había hecho feliz al mundo con Tannhauser y Lohengrin (faltaba un año para el estreno del Tristán), ya me diréis si encontráis alguna pista de ese estilo en la “Mireille” de Gounod. En fin, algún día haré una lista con los compositores de ópera a los que se ha acusado de wagnerianos con razón o sin ella (Smetana, Boito, Leoncavallo, Gounod...)

    En resumen, a los parisinos la música de “Mireille” les supo a indefinición: ni era la gran música de ópera de Halévy o Meyerbeer (que murió ese mismo año), ni la música ligera de ópera cómica de Clapisson o Massé. ¿Entonces...?

  6. #21
    Schigolch
    Guest
    No hay ninguna pista, evidentemente.

    Gounod no era precisamente un gran defensor de Wagner, ni mucho menos del Wagnerianismo, más bien al contrario.

  7. #22
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    En algún que otro caso (y éste podría ser uno de ellos), da la impresión que quien acusaba de wagneriano lo hacía más por insultar que porque pensase que la música se parecía en algo a la de Wagner. Además, para quienes realmente seguían la senda del alemán, ese calificativo debía de constituir un honor. Y visto lo mucho que ha cambiado la ópera desde entonces, y teniendo en cuenta que fue Wagner quien inició el cambio, los "acusados" se lo tomarían hoy, si pudieran salir de sus tumbas para verlo, como un honor todavía más grande.

  8. #23
    Schigolch
    Guest
    No creo que fuera el caso de Gounod.

    Tras la muerte de Wagner, escribía Gounod: "Durante la vida de Wagner se le criticaba duramente, y ahora que está muerto se le ensalza sin motivo, con una admiración exagerada y extravagante... Por mi parte, no encuentro que haya melodía continua en su música, más bien un continuo recitativo, y efectos sinfónicos sin una forma definida. Si queremos escuchar melodía continua, escuchemos a Mozart... Si al menos Wagner fuera un caso aislado, la situación tendría remedio, pero el grupo de imitadores y panegiristas que lo idolatran, llevan aún más allá las exageraciones de su maestro".

  9. #24
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    ¿Melodía continua en Mozart? ¿Y como ejemplo superior al de Wagner, además?

    Le tenía más cariño a Gounod antes de leer esto. ¿Que hubiera dicho de Pizzetti?

    En cuanto a los "efectos sinfónicos sin una forma definida", ya le hubiera gustado a él escribir algo como la obertura de "Los maestros cantores" o el preludio de "Parsifal". No digamos ya como la marcha fúnebre de "El ocaso de los dioses". Esta es la que compuso él, y no resiste la comparación:



    Y sobre el calificativo de "wagneriano", no sé si muchos de los que lo usaron en su día sabían a qué se refierían. Porque así como las óperas de Wagner tienen un sello, una seña de identidad que hace inmediatamente reconocible a su autor, y al mismo tiempo son todas ellas muy coherentes en el estilo, la variedad de compositores de los que se ha dicho que eran wagnerianos es enorme, y sus obras, de estilos tan increíblemente diversos entre sí como "La novia vendida", "Nerón" o "Fedra". O esta "Mireille", bien distinta de las anteriores. Entonces ¿qué entendían por "wagneriano" aquéllos que señalaban a otros con el dedo? ¿Todo lo que no fuera belcanto?

  10. #25
    Schigolch
    Guest
    Básicamente, todo lo que no diera prioridad a la voz humana, al arte canoro, como el principal recurso a la hora de componer una ópera, sin pretender ahogarla con una orquestación densa, con una orquesta contando una historia paralela. También contaba como punto negativo (es decir, como punto a favor para ser acusado de "wagnerianismo") presentar un continuo, sin números fácilmente identificables.

    Sin embargo, el entusiasmo de los anti-wagnerianos, palidecía muchas veces ante el fervor de sus partidarios.

    Más que "melodía continua", Gounod se refería a que la melodía mozartiana le parecía muy superior, en inspiración y capacidad para retratar los sentimientos de los personajes, a la wagneriana. Bueno, era su opinión.

  11. Thanks Loge thanked for this post
  12. #26
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    11.- Grabaciones.

    Aunque “Mireille” no es ni de lejos tan popular como “Faust” o “Romeo y Julieta”, tampoco se puede decir que haya caído en el olvido, como les pasó a las óperas de Meyerbeer, por ejemplo. Sin ser una ópera de repertorio, se ha venido representando con cierta frecuencia, sobre todo en Francia, y hay unas cuantas grabaciones completas de la obra, así como numerosos extractos con algunos de los fragmentos más conocidos.



    1948
    Mireille: Martha Angelici
    Vincent: Charles Richard
    Ourrias: Michel Dens
    Taven: Suzanne Darbans
    Ramon: Lucien Lovano
    Orchestra and Chorus Radio-Lyrique
    Director: Jules Gressier

    Una pequeña cata: el final de la ópera, con Martha Angelici y Charles Richard:










    Este procede de una representación excepcional que tuvo lugar el 24 de julio de 1954 en uno de los escenarios de la obra: el Val d’Enfer de Provenza, y que fue grabado días después en Aix-en-Provence por Columbia.
    Mireille: Jeanette Vivalda
    Vincent: Nicolai Gedda
    Ourrias: Michel Dens
    Taven: Christine Gayraud
    Ramon: André Vessières
    Orquesta del Conservatorio de Paris, Coros del Festival de Aix-en-Provence
    Director: André Cluytens

    Podemos oir, como ejemplo, el dúo de Mireille y Vincent del Acto I ("Vincenette a votre âge") cantado por Vivalda y Gedda:










    1959
    Mireille: Andrée Esposito
    Vincent: Alain Vanzo
    Ourrias: Gabriel Bacquier
    Taven: Christiane Harbell
    Ramon: Lucien Lovano
    Orchestre de Radio-Lyriquen y Coros de la RTF. Director: Jules Gressier

    Aquí tenemos a Andrée Esposito y Alain Vanzo en la canción de Magali, del inicio del Acto II (El título del vídeo está equivocado: no tiene nada que ver con Manon):










    1962
    Mireille: Renée Doria
    Vincent: Michel Sénéchal
    Ourrias: Robert Massard
    Taven: Solange Michel
    Ramon: Adrien Legros
    Orquesta Sinfónica y Coro de París. Director: Jesus Etcheverry

    Podemos oir a Renée Doria en la valse-ariette del Acto I “O légère hirondelle”








    Finales de los 70
    Opéra de Nancy
    Mireille: Michele Command
    Vincent: Aldo Filistad
    Ourrias: Alain Fondary

    Michelle Command cantando “Heureux petit berger”, en el Acto IV:










    1979
    Alain Vanzo y Gabriel Bacquier vuelven a grabar la ópera, pero ceden protagonismo ante dos grandísimos nombres:
    Mireille: Mirella Freni
    Vincent: Alain Vanzo
    Ourrias: José van Dam
    Taven: Jane Rhodes
    Ramon: Gabriel Bacquier
    Coro y Orquesta del Capitole de Toulouse. Director: Michel Plasson

    Freni interpreta la terrorífica (por su dificultad) “Aria de la Crau” del Acto IV: "Voici la vaste plaine"










    1981
    Mireille: Valerie Masterson
    Vincent: Luis Lima
    Ourrias: Jean-Philippe Lafont
    Taven: Jane Berbié
    Ramon: Jules Bastin
    Orquesta y Coro de la Suisse Romande. Director: Sylvain Cambreling

    De nuevo la Canción de Magali (“La brise est douce et perfumée”), pero ahora interpretada por Valerie Masterson y Luis Lima:










    1993
    Mireille: Danielle Borst
    Vincent: Christian Papis
    Ourrias: Marcel Vanaud
    Taven: Bernadette Antoine
    Ramon: Jean-Philippe Courtis
    Orchestre des Rencontres Musicales de Lausanne. Director: Cyril Diederich

    Esta vez oímos al personaje de Taven, interpretado por Bernadette Antoine, en su aria “Voici la saison mignonne” del Acto II, cuando previene a Mireille de que van a empezar a rondarle los moscones:










    En DVD tenemos éste de 2006, bastante curioso, donde, se presenta una versión acortada de “Mireille” junto con otra de “Pélleas et Melisande”. La de “Mireille” es una producción de la televisión canadiense, emitida el 13 de enero de 1955, de la que hemos visto un par de cortes. Los intérpretes son:
    Mireille: Pierrette Alarie
    Vincent: Leopold Simoneau
    Ourrias: Robert Savoie
    Taven: Fernande Chiocchio
    Ramon: Denis Harbour
    Orquesta de Radio Canada. Director: Roland Leduc

    Un breve fragmento del dúo protagonista, al final del Acto I, donde Mireille acuerda con Vincent que, en caso de que algo le ocurra a uno de los dos, ambos deberán ir a la Iglesia de los Santos. Pierrette Alarie y Leopold Simoneau.









    Un DVD de hace poco, de la representación más conocida de entre las recientes, que es en la que más me he basado para esta presentación: Opéra de Paris, 2009:
    Mireille: Inva Mula
    Vincent: Charles Castronovo
    Ourrias: Franck Ferrari
    Taven: Siyvie Brunet
    Vincennette: Anne Catherin-Gillet
    Orquesta y Coros de la Opera Nacional de Paris. Director: Mark Minkowski

    Veamos la Musette y aria del pastor "Le jour se lève et fait pâlir la sombre nuit..." del Acto IV, interpretada por Sebastien Droy:










    Pero todavía hay otro aún más nuevo, de Orange, 2010.
    Mireille: Nathalie Manfrino
    Vincent: Florian Laconi
    Ourrias: Franck Ferrari
    Taven: Marie Ange Todorovich
    Vincennette: Karen Vourc’h
    Chorégies d’Orange. Director: Alain Altinoglu

    Podemos oir el dúo de Mireille y Vincennette al acabar la Escena Primera del Acto IV, cuando la segunda informa de lo ocurrido a la protagonista y ésta decide emprender la peregrinación. Nathalie Manfrino y Karen Vourc'h:


  13. #27
    Schigolch
    Guest
    Mi preferida, entre las que he escuchado, es con mucho la versión con Renée Doria y Solange Michel.

    Curiosa esa versión de la televisión canadiense.

  14. #28
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    12.- Una ópera-mecano

    «¿Cómo que Grand-opéra? ¡Mireille es opéra comique!» nos diría un espectador parisino de comienzos del siglo XX. Y podría apoyarse en buenos argumentos: «Voyons: si la ponen en el teatro de l’Opéra Comique, tiene tres actos como les opéras comiques, hay texto hablado como en les opéras comiques, no tiene ballet… Alors, blanche et dans bouteille...»

    Y no le faltaría razón, porque salvo quienes presenciaron las diez primeras funciones, todo el que la viera hasta 1939, saldría convencido de que «Mireille» era una ópera cómica. Pero nada más alejado de la intención de su autor.

    Ya hemos visto que el 19 de marzo de 1864, la obra se estrenó en el Théâtre Lyrique, no en el de l’Opéra Comique. Y que tenía cinco actos, no tres. Y los recitativos eran acompañados con música y cantados, no hablados. Por tanto, se trataba de una ópera seria. Tan seria que no hay ni un solo pasaje distendido o gracioso. Y ésa es la causa, el deseo de no apartarse en ningún momento del ambiente noble y trágico de la obra, de que en «Mireille» no haya ballet. Como veremos, Gounod hizo muchas concesiones, pero por lo del ballet no pasó (a no ser que consideremos como tal la brevísima farandole del Acto II), pues a su juicio era algo demasiado ligero para la gravedad de la historia. En mi opinión, esta ausencia de ballet sería el único requisito que le faltaría para considerarla una grand-opéra, pero antes que excluirla por tal motivo, yo diría que se trata de la excepción que confirma la regla.

    Tras el fiasco del estreno, «Mireille» fue representada nueve veces más, pero no hubo forma de que levantara el vuelo y terminó desapareciendo del cartel. Entonces, Monsieur Carvalho y su todopoderosa señora le explicaron que, si quería que volviera a programarse en la temporada siguiente, había que seguir «la tradición». Es decir : adaptarse al gusto del público. Cinco actos es demasiado, hay que dejar la obra en tres; también hay que añadir un “aria brillante” para la prima-donna-directora; y, sobre todo, ¡nada de muerte! Mireille vivirá, se casará con Vincent, ambos cantarán al final un apasionado dúo, y el público se irá sonriente y satisfecho.

    Podemos figurarnos los sapos que tuvo que tragar Gounod. El, que tan orgulloso estaba de su obra. El, que había llorado de emoción al imaginarse la muerte de su heroína rural, contemplando el mar desde lo alto de la capilla... Gounod acabó bajando la cabeza e introduciendo tantos cambios en la obra que la dejó casi irreconocible. Es a este precio al que “Mireille” reapareció en diciembre de 1864. Aún así, no consiguió más éxito que la original, por lo que todavía en 1889 se introdujeron nuevos retoques. Vamos, que la pobre “Mireille” acabó pareciéndose al juego del mecano, con Gounod (cierto que casi siempre contra su voluntad) poniendo y quitando actos, personajes, arias, compases...

  15. #29
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    13.-Acto IV, Cuadro I

    Estamos en la noche de San Juan. El patio de la hacienda de Ramon. Hay hogueras por todo el patio que iluminan la escena.


    Ramon y sus segadores celebran la cosecha. Mireille, entristecida, entra a la casa. Cuando todos se han ido, abre la ventana y recuerda, nostálgica, la canción de Magali que, junto con Vincent, había cantado al comienzo del segundo acto, cuando el futuro le prometía felicidad.

    Empieza a amanecer. Un pastorcillo se acerca tocando una musette. Después entona un breve canto al día que llega. (Esta canción fue originalmente escrita por Gounod para su fallida ópera “Ivan IV” que acabaría componiendo Bizet): Musette y "Le jour se lève et fait pâlir la sombre nuit», por Yves Coudray



    Le jour se lève
    Et fait pâlir la sombre nuit.
    Au loin, déjà l'ardente grève,
    Que nulle brise ne soulève,
    S'enflamme et luit!
    Et dans les airs l'oiseau s'enfuit.
    Et moi, tout seul avec mes chèvres,
    La soif aux lèvres,
    J'erre au hasard dans le désert brûlant,
    D'un pas tranquille et lent.
    Le lézard gris boit la lumière,
    L'humble grillon, dans la poussière,
    Chante au soleil,
    Et moi couché dans la bruyère,
    Je vais reprendre mon sommeil.
    El alba se eleva
    y hace palidecer a la sombría noche.
    No sopla ni las más ligera brisa y,
    a lo lejos,
    ¡la sutil arena se calienta y brilla!
    Por los aires el pájaro huye,
    y yo, solo con mis cabras,
    la boca sedienta,
    vago al azar por el ardiente desierto
    con paso sosegado y lento.
    El lagarto gris bebe la luz;
    el humilde grillo, entre la mies,
    canta al sol;
    y yo, sobre un lecho de brezo,
    intento conciliar el sueño.


    Mireille reflexiona y en el monólogo "Hereux petit berger" compara su vida, llena de desgracias, con la felicidad y despreocupación del pastor. Días atrás se la oímos cantar a Andrea Guiot y a Leïla Ben Sédira. Propongo recordar la interpretación de esta última.



    Heureux petit berger,
    Ah ! que ton sort me fait envie!
    Toujours libre, le coeur léger,
    Les peines de la vie
    Ne peuvent t'affliger,
    Heureux petit berger!
    Dans ce désert de feu
    Tout seul avec tes chèvres,
    Tu dors sous le ciel bleu,
    Une chanson aux lèvres.
    Et pendant ton sommeil
    Les joyeuses cigales
    Font tinter au soleil
    Leurs bruyantes cymbales!...
    Heureux petit berger,
    Ton sort me fait envie!
    Toujours libre, le coeur léger,
    Les soucis de la vie
    Ne peuvent t'affliger,
    Heureux petit berger!
    ¡Alegre pastorcillo!
    ¡Ah, cómo envidio tu suerte!
    Siempre libre y con el corazón alegre,
    ¡las desazones de la vida
    no hacen mella en ti!
    ¡Alegre pastorcillo!
    En el desierto de fuego,
    junto con tus cabras,
    duermes bajo el cielo azul
    con una canción en los labios.
    Y mientras reposas,
    las alegres cigarras
    ¡hacen tintinear sus címbalos
    bajo el ardiente sol!...
    ¡Alegre pastorcillo!
    ¡Ah, cómo envidio tu suerte!
    Siempre libre y con el corazón alegre,
    ¡las desazones de la vida
    no hacen mella en ti!
    ¡Alegre pastorcillo!


    Aparece Vincenette, que se ha enterado por Taven de la pelea y viene a contárselo a Mireille. Vincenette le asegura que Vincent, gracias a los cuidados de la pastora, sanará, pero aun así, Mireille decide ir a la iglesia de Santa María a rogar por él, aunque eso implica atravesar la Crau, la peligrosa y desértica extensión cerca de la desembocadura del Ródano. Mireille hace acopio de joyas para ofrecer a los santos y sale hacia la iglesia, olvidando, en su apresuramiento, coger el sombrero (atención al detalle).

    Una nueva interpretación de este dúo, ahora a cargo de Maryse Castets y Lydia Mayot (París, 1993)



    MIREILLE
    (avec une exaltation croissante)
    Eh bien, c'est aujourd'hui que l'église des Saintes
    Ouvre sa porte aux malheureux!
    Dieu même dans le ciel accueillera leurs plaintes,
    Et les anges prieront pour eux!
    Femmes, vieillards, enfants du pays de Provence,
    Les pieds nus et les yeux en pleurs,
    Iront porter là-bas leur humble redevance
    D'épis mûrs, de fruits et de fleurs!
    Moi, je veux, cette fois, arriver la première
    Devant le porche du saint lieu;
    Et, dans l'ombre, à genoux, et, le front sur la pierre,
    Pour mon Vincent implorer Dieu!

    VINCENETTE
    Ah! chère soeur! chère Mireille!
    C'est le ciel qui t'inspire et que Dieu te conseille!
    Moi, j'attends là-bas que ton père s'éveille.

    MIREILLE
    Colliers et bracelets, anneaux d'argent et d'or,
    Rameaux de buis bénit, saintes palmes fleuries,
    Tous mes pauvres bijoux, tout mon petit trésor
    J'en fais don aux Saintes Maries!

    (S'agenouillant.)

    Ô patronnes des amoureux!

    VINCENETTE
    (les mains jointes et les yeux au ciel)
    Ô refuges des malheureux!

    MIREILLE
    Saintes martyres!

    VINCENETTE
    Saintes femmes!

    MIREILLE
    Dont le regard lit dans nos âmes!

    VINCENETTE
    Dont la main peut sécher nos pleurs!...

    MIREILLE
    Et guérir toutes nos douleurs!

    VINCENETTE
    Ainsi qu'à Dieu même,
    A vous j'ai recours!

    MIREILLE
    Protégez les jours de celui que j'aime!

    (Se relevant)

    Il est temps de partir!... allons, n'hésitons pas!
    Qu'un bon ange guide nos pas!

    (Se tournant vers la chambre de son père)

    Dieu me pardonnera...
    Pardonnez-moi, mon père!
    Adieu!... j'aime!... je crois!... j'espère!

    (Elles sortent.)
    MIRELLA
    (con creciente exaltación)
    ¡Hoy es cuando la iglesia de los Santos
    abre sus puertas a los desdichados!
    ¡El mismo Dios escuchará sus ruegos
    y todos los ángeles intercederán por ellos!
    ¡Mujeres, viejos, niños de la Provenza,
    con pies descalzos y ojos lagrimosos
    marcharán hasta allí, humildes,
    llevando ramilletes de espigas, frutas y flores!
    Yo deseo, por esta vez, ser la primera
    en llegar a las puertas del santo lugar;
    e inclinada de rodillas, con la frente en el suelo,
    ¡implorar a Dios por Vincent!

    VINCENETTE
    ¡Querida hermana! ¡Querida Mirella!
    ¡Es el cielo quien te aconseja!
    Yo, esperaré aquí a que tu padre despierte.

    MIRELLA
    ¡Collares y brazaletes, anillos de plata y oro,
    ramas de espinillo bendito, floridas palmas,
    todas mis humildes joyas, mis pequeños tesoros
    se los ofreceré a Santa María!

    (se arrodillan)

    ¡Oh, patrona de los enamorados!

    VINCENETTE
    (las manos juntas y la mirada al cielo)
    ¡Oh, refugio de los desdichados!

    MIRELLA
    ¡Santas mártires!

    VINCENETTE
    ¡Santas mujeres!

    AMBAS
    ¡Leed en nuestras almas!

    VINCENETTE
    ¡Enjugad con vuestras manos nuestro llanto...

    MIRELLA
    ... y confortad todos nuestros dolores!

    VINCENETTE
    ¡Así como al mismo Dios,
    a vosotras recurro!

    MIRELLA
    ¡Proteged los días de mi amado!

    (se levanta)

    ¡Es hora de partir!... ¡No debo vacilar!
    ¡Que un buen ángel guíe mis pasos!

    (se vuelve en dirección a la alcoba de Ramón)

    ¡Dios me perdonará!
    ¡Perdóname tú también, padre!
    ¡Adiós! ¡Adiós!... ¡Te amo!...

    (Salen)

  16. #30
    Senior Member Involved Member
    Join Date
    Jan 2012
    Location
    Zaragoza, Spain
    Posts
    245
    Post Thanks / Like
    14.-Acto IV, Cuadro II

    El desierto de la Crau. Mediodía.


    Como ya sabemos, la Crau es una vasta extensión de terreno pedregoso y árido. Estamos a final de junio, son las doce de la mañana y el sol calienta con todas sus fuerzas. La canícula ha pillado a Mireille desorientada, agotada Y SIN EL SOMBRERO.

    Este segundo cuadro consta únicamente del aria de Mireille. Empieza con una breve introducción de nueve compases la que sigue un recitativo (“Voici la vaste plaine et le désert de feu”) y tras él, un arranque lírico: “En marche, en marche!”. Su desarrollo es interrumpido de pronto por otro recitativo que indica el desfallecimiento físico de la heroína bajo el ardor cruel del sol, y va seguido de 37 compases en los que Mireille, en una alucinación mística, cree ver una ciudad milagrosa, que no sabe si es Jerusalén o las tumbas de los Santos. Este fragmento se desarrolla sobre el motivo ejecutado por el órgano y la trompeta, que servirá, en el último acto, para la magnífica invocación “Sainte ivresse, divine extase”

    El espejismo se disipa y Mireille se desvanece. Entonces se oye la musette del pastor, que pasa a lo lejos. Apenas termina, Mireille se recobra y reemprende el camino volviendo a cantar “En marche, en marche!”. Escuchamos cómo la interpreta Ermonela Jaho:



    (Le désert de la Crau. Vaste étendue de terrain
    pierreux et aride, éclairé par un soleil ardent. Sur
    le premier plan, quelques arbres tordus par le vent. À
    droite, une vieille citerne en ruine à demi enfouie sous
    les herbes. Le silence n'est interrompu que par le chant
    monotone des cigales ou le cri aigu de quelque oiseau
    de proie traversant l'air. Mireille entre en courant,
    très pâle, les cheveux au vent et le corsage dénoué)

    MIREILLE
    Voici la vaste plaine et le désert de feu.
    Dieu bon, fais que Mireille accomplisse son voeu!
    En marche, ainsi que Maguelonne!
    Les ailes de l'amour et le vent de la foi,
    Sous le ciel ardent qui rayonne
    Jadis l'emportaient comme moi!...
    Ni de la mer l'onde écumante,
    Ni les éclairs, ni la tourmente,
    Ni les traits enflammés du jour,
    N'ont arrêté la pauvre amante,
    La pèlerine d'amour!

    (Elle fait quelques pas.)

    Mais le ciel m'éblouit!... le jour m'aveugle!

    (Elle s'arrête)

    Où suis-je !
    Je me sens prise de vertige !...

    (Tendant les mains vers l'horizon.)

    Et là-bas, ô prodige!
    Dans l'azur transparent des cieux,
    Quel rêve de terre promise
    Tout à coup surgit à mes yeux!

    (On voit au loin se dessiner dans le ciel, par un effet
    de mirage, une ville miraculeuse au bord d'un grand
    lac entouré d'arbres.)

    Est-ce Jérusalem et sa pieuse église,
    Ou le tombeau des Saintes de la mer?

    (L'image disparaît peu à peu et s'efface)

    Mais non!... la vision s'évanouit dans l'air,
    L'image ailée
    S'est envolée!

    (Elle s'élance en avant et s'affaisse tout à coup et
    poussant un cri de douleur et en portant ses main à son
    front.)

    Ah! de sa flèche d'or le soleil m'a blessée!...
    Je meurs!...adieu, Vincent, adieu!...pleur ta fiancée!

    (Mireille tombe à terre évanouie, cependant qu'on
    entend au loin la musette du berger. Sur les dernière
    mesures. Mireille revient à elle.)

    Non, non! Je ne mourrai pas!
    Je ne veux pas mourir! marchons encor
    En marche, ainsi que Maguelonne !
    Les ailes de l'amour et le vent de la foi,
    Sous le ciel ardent qui rayonne
    Jadis l'emportaient comme moi!
    Ni de la mer l'onde écumante,
    Ni les éclairs, ni la tourmente,
    Ni les traits enflammés du jour
    N'arrêteront la pauvre amante,
    La pèlerine de l'amour!
    En marche! ... En marche! ... En marche !...
    Ah!

    (Elle a disparu au loin en chantant la fin de cet air)
    (Desierto de Crau. Vasta extensión de terreno
    pedregoso y árido, iluminado por un sol ardiente.
    En primer plano, unos pocos árboles torcidos
    por el fuerte viento. A la derecha, un viejo pozo
    en ruinas, medio sepultado por las hierbas. El
    silencio reinante es interrumpido por el canto
    de una cigarra o el trino de un pájaro. Mirella
    entra, muy pálida y con el cabello suelto)

    MIRELLA
    ¡Ésta es la vasta planicie del desierto de fuego!
    ¡Dios, haz que Mirella cumpla su promesa!
    ¡En marcha, como Maguelonne!
    Con las alas del amor y la brisa de la fe,
    bajo el ardiente y luminoso cielo,
    yo marcharé como en otros tiempos...
    Ni las olas espumantes de la mar,
    ni los rayos, ni la tormenta,
    ni los relámpagos,
    detendrán a la pobre amante.
    ¡La peregrina del amor!

    (da algunos pasos)

    ¡Pero el cielo me deslumbra!... ¡El día me ciega!

    (se detiene)

    ¿Dónde estoy?
    ¡Siento vértigo!

    (extendiendo los brazos al horizonte)

    ¡Y allá!... ¡Oh, prodigio!
    ¡Bajo el azul transparente del cielo
    aparece ante mis ojos
    una nueva tierra prometida!

    (al fondo se ve descender del cielo, por un efecto
    óptico, una ciudad milagrosa a la orilla de un
    gran lago rodeado de árboles)

    ¿Será la ciudad santa de Jerusalén?
    ¿O tal vez las tumbas de los Santos del Mar?

    (la imagen poco a poco desaparece)

    ¡Pero, no!... La ciudad se ha desvanecido,
    la visión comenzó a flotar
    ¡y luego se esfumó!

    (comienza a caminar y tropieza, golpeándose la
    cabeza. Con un grito de dolor, se lleva las manos
    a la frente)

    ¡Ah, con su flecha de oro el sol me ha besado!
    ¡Muero!... ¡Adiós, Vincent! ¡Llora por tu amor!

    (Mirella queda tendida en la tierra, desvanecida.
    Se oye el repiqueteo lejano del pastor. Los
    últimos tintineos hacen levantar a Mirella)

    ¡No, no moriré!
    ¡No quiero morir! ¡Debo seguir!
    ¡En marcha, como Maguelonne!
    Con las alas del amor y la brisa de la fe,
    bajo el ardiente y luminoso cielo,
    yo marcharé como en otros tiempos...
    Ni las olas espumantes de la mar,
    ni los rayos, ni la tormenta,
    ni los relámpagos,
    detendrán a la pobre amante.
    ¡La peregrina del amor!
    ¡Adelante!... ¡Adelante!... ¡Adelante!
    ¡Ah!...

    (Desaparece por el fondo de la escena, cantando)

Page 2 of 3 FirstFirst 1 2 3 LastLast

Similar Threads

  1. A Walk with Loge's hidden operatic gems: Mireille
    By Schigolch in forum General Operatic Discussion
    Replies: 22
    Last Post: June 18th, 2012, 07:08 AM

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •  


free html visitor counters
hit counter




Official Media Partners of Opera Carolina

Opera Lively is the Official Media Partner of Opera Carolina

Official Media Partners of NC Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of North Carolina Opera

Official Media Partners of Greensboro Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of Greensboro Opera

Official Media Partners of The A.J. Fletcher Opera Institute and Piedmont Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of The A.J. Fletcher Opera Institute
of the University of North Carolina School of the Arts and Piedmont Opera

Official Media Partners of Asheville Lyric Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of Asheville Lyric Opera

Official Media Partners of UNC Opera

Opera Lively is the Official Media Partner of UNC Opera
Dept. of Music, UNC-Chapel Hill College of Arts and Sciences

www.operalively.com

VISIT WWW.OPERALIVELY.COM FOR ALL YOUR OPERA NEEDS